44.60

Con Anna Cervera. También por Videoconferencia 40€ + gastos de reserva 4,60€

¿Qué ocurre cuando nuestra realidad se distorsiona y nos decepcionamos? Quizas nuestra atención está exclusivamente dirigida a nuestro mundo exterior y sus circunstancias, siendo entonces impactados por las consecuencias de una sola mirada de la realidad.

Sabemos que hay patrones que condicionan dicha experiencia, díganse patrones del pasado sean familiares, culturales, sociales o atribuidos a la supervivencia humana. La cuestión es que tenemos un pasado que repite en nuestro eterno presente. Este fenómeno es “el modelo” en el humano constituído de diferentes tipos de comportamiento y conducta con un único objetivo, actualizar el diseño humano.

Es posible que olvidemos tener en cuenta dirigir la mirada hacia aquello que originó el desarrollo de la experiencia, organizada antes en nuestro mundo interior que proyecta afuera.

¿Y qué es nuestro mundo interior? ¿Estamos hablando de 2 titularidades dentro de la identidad? ¿Quién es el emisor y quien vive la experiencia?

En astrología tenemos una configuración que puede darnos lecturas interesantes al respecto de cómo nuestra estructura espacio/temporal estaría construida para entender de qué manera manejamos ese espacio emocional, hilo conductor entre el diseño y el modelo.

Esa configuración que estoy investigando trata de la relación Saturno/Venus.

La estructura saturnina permite biologizar o no en función de nuestra permeabilidad o disponibilidad al vínculo. A ese ejercicio entre dentro y fuera.

Nuestros fallos o errores van a permitir actualizar el diseño humano y Venus ofrece el espacio y la energía contenida por la estructura. El modelo nos indicará las dificultades reales sin embargo el diseño delineará la idea de esa dificultad que vamos a vivir.

¿Qué ocurre con el modelo familiar? Pues lo mismo, viene de un diseño….y tu puedes acceder a ese diseño.

Un curso que puede interesarte mucho para gestionar mejor las relaciones, los proyectos, y todo lo que es una articulación entre la proyección de nuestro mundo interno a nuestro mundo externo. Salir al mundo externo a menudo es un desafío. Y entrar a observar nuestro mundo interno es atreverse a soltar la imagen externa.

Podemos mirar tu carta en el curso. Para ello necesito me mandes tus datos de nacimiento completos y autorizarme a exponer tu caso particular, experiencias vividas, preguntas que puedan surgir del grupo para que des respuesta. Es decir, un ejercicio típico de la relación entre dentro y fuera.